De profe en un barracón

En una semana empiezo mis prácticas como profesora de Lengua y Literatura. La coordinación del Máster de Profesorado de la UAL (Universidad de Almería) ya me ha asignado una tutora de prácticas y un centro donde impartiré alguna clase que otra durante los dos próximos meses. Estaré en Retamar, cerca de casa. Podré ir andando cada mañana, lo que desde luego es todo un lujo.

Ya me he pasado por allí para familiarizarme con el ‘instituto’ (si es que se puede llamar así) y lo que he visto es que ellos, los alumnos que tienen que estudiar allí, precisamente muchos lujos no tienen. Llevan ya tres años recibiendo clases en barracones prefabricados en un terreno sin nada, al que llaman Sección de Enseñanza Secundaria (SESO), y que depende de un instituto situado a 10 kilómetros. Claro que antes de eso no tenían más remedio que desplazarse mucho más lejos para poder estudiar Secundaria.
Para quien no conozca la zona, Retamar es un barrio de Almería considerado como zona de veraneo, ya que se encuentra pegadito a la playa. Sin embargo, aquí viven más de 6.000 personas durante todo el año (incluida yo durante esta temporada).
Los padres y madres de los alumnos llevan años reclamando a la Junta de Andalucía que se construya un instituto en condiciones. Pero a pesar de las movilizaciones y de la evidente necesidad creciente cada año, el instituto como tal aún no existe ni está en proceso de construcción. Según he leído en la prensa almeriense hace sólo unas semanas, la licitación de la obra no se hará antes del próximo mes de septiembre, algo que aún dilataría la entrada de los alumnos en el centro hasta 2016.
Y entonces es cuando voy conduciendo a casa y veo un cartel de obras donde se lee: Escuela Pública de Golf El Toyo. Si, eso mismo pensé yo. ¿En serio?. Y lo que es más. Le hago seguimiento y veo que los obreros trabajan allí día y noche (incluso con focos cuando cae el sol). Parece que para esto sí que hay prisa. Claro…, es que en apenas un mes empiezan a llegar los guiris, con sus bolsillos llenos de billetes, y con sus ansias de jugar al golf al solecito. De verdad, flipo.
Esta escuela pública de golf (por cierto, que donde se ha visto eso…), la construye la misma Junta de Andalucía que aún después de tres años con más de 200 alumnos pasando frío, calor y en condiciones bastante precarias estudiando en cuatro casetas colocadas en un bancal en este mismo barrio, sigue mareando con si se empieza o no a levantar un edificio escolar en condiciones. Y por cierto, que ya existe un campo de golf con escuela incluida en el Toyo, a escasos 100 metros de la que se está haciendo. Pero claro, esta está gestionada por el Ayuntamiento de Almería, que resulta ser de distinto signo político.
De verdad, hay cosas que nunca he entendido, que no entiendo, ni entenderé.
Desde aquí os pido a quienes os indigne esta situación y tantas otras que habrá parecidas que firméis esta petición que hacen los padres y madres de los alumnos para que se construya un Instituto Ya.
Aún hay quien sigue diciendo que la educación es lo primero. Yo ya no me creo nada. No me creo a nadie. Pueden decir lo que quieran. Los unos y los otros, y los de más allá. Cada uno que juzgue por sí mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s