Bajo el sol de la Toscana (IV): Siena

Siena. Había leído sobre su belleza, su interés cultural, sus bonitas callejuelas. Lo tenía todo tan estudiado, mi planning de viaje tan atado, que no imaginaba que este rincón de la Toscana me impactaría tanto.

img_8660

Sentí ganas de guardar el mapa, olvidar todo, coger a mi ibicenco de la mano y simplemente dejarnos llevar. Y…eso hicimos. Teníamos cuatro horas para conocer lo mejor de la ciudad.

Aparcamos a unos 15 minutos andando del centro, junto a la fortaleza de los Médici. Si vais en coche os recomiendo que lo dejéis por allí, hay bastante espacio y además el parking es gratuito.

De camino al centro atravesamos el mercadillo semanal de Siena. Un sinfín de puestos de ropa, zapatos, cosas para la casa, flores, frutas y verdura fresca, bueno, bonito y barato.   Casualidades que lo instalan los miércoles en los alrededores de la fortaleza. No es nada especial, probablemente es como el de vuestro pueblo, sólo que este es el más grande de Europa, por lo que quizás si os dais una vuelta encontréis algo que llevaros a casa.

Llegar al centro es fácil. Sólo tienes que andar dirección a la catedral, tan alta que se ve desde cualquier punto de los alrededores. Además está bastante bien indicado.

Siguiendo nuestra intuición, y esas señales, nos plantamos en la plaza del Campo. Dicen que es una de las plazas medievales más bonitas de toda Europa. Yo, también lo digo. Tiene una forma muy curiosa, como de concha y en ella se encuentra el Palacio Público, con la famosa Torre de Mangia (donde si te apetece puedes subir y disfrutar de unas vistas distintas de la ciudad) y la conocida fuente Gaia.

img_8663
plaza del Campo con la Torre Mangia

Pero lo mejor de la plaza es su ambiente. Sentarte allí rodeado de edificios medievales y disfrutar, sin más.

Además en esta plaza es donde se celebra el famoso Palio de Siena. Una carrera de caballos, al más puro estilo de la época medieval que tiene lugar dos veces al año: el 2 de julio y el 16 de agosto. Una lástima no haber coincidido en estas fechas.

Otra de las paradas obligadas es la plaza del Duomo. Aquí se encuentra una de las catedrales más majestuosas de toda la Toscana.

img_8673
Catedral de Siena

No sólo impresiona su exterior. Dentro esconde unos cuantos tesoros que llevan la firma de Donatello, Pisano y Miguel Ángel.

Visitar la Catedral NO es gratis. Así que está la opción de gastar entre 4 y 7 euros (depende de la fecha) en el billete del Duomo o comprar el pase Opasipass, que por 15€ máximo te da la oportunidad de ver también el baptisterio, la librería Piccolomini y la cripta.

Justo enfrente del Duomo se encuentra Santa Maria della Scala, uno de los primeros hospitales de Europa y también de los primeros hospedajes de peregrinos de la historia. Ahora es un museo, al que puedes entrar por 10€.

Nosotros, no obstante, decidimos pasear y perdernos por las callejuelas senesas. Cada esquina que doblábamos era una postal distinta.

El casco histórico es precioso. Además, como la ciudad no es muy grande la puedes patear de un lado a otro en poco tiempo. Eso sí, ¡lleva calzado cómodo! Vas a subir muchas escaleras y cuestas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s