10 cosas que hacer en Brighton

Brighton es color, es vida, playa, libros, arte, diversión, es una sorpresa continua, locura, libertad, es amistad, amor, familia, es ver las cosas con otros ojos, es una parte de mí. Por eso esta recomendación viajera. Porque es un lugar que me cambió la vida, que conozco bastante bien y que, de verdad, merece la pena visitar, aunque sea sólo un día.

brighton-376429_960_720
playa de Brighton

Está en el sureste británico. A sólo una hora de Londres en tren, es el lugar de escapada perfecto para los ingleses que viven en la gran urbe. Aunque apenas cuenta con 200.000 habitantes, los fines de semana y en verano esta cifra crece bastante. Y es que, está en la costa de Sussex, y una playa, aunque no sea de arena dorada y fina como las que tenemos en el sur de España, sigue siendo una playa. A mí de hecho fue una de las cosas que me animó a vivir allí durante un año. Pero eso es otra historia…. (que sí queréis podéis leer aquí ).

Se puede ver en un día, sí, pero ni en un año terminas de conocerla.

Como es pequeña, se puede ir andando a todos lados. Callejearla es ir descubriendo sitios nuevos, a cual más curioso.

Aquí os dejo algunas propuestas para que os organicéis vuestra visita.

10 cosas que hacer en Brighton

  1. Pasear por North Laine  

Es un barrio alternativo, con muchísimo ambiente y lleno de tiendas, pubs y terracitas donde tomar una cerveza tranquilamente mientras escucháis algo de música en directo (de la que suena en la calle). Porque en Brighton hay alguien tocando casi en cada esquina.   Además podéis encontrar ropa vintage, antigüedades, discos de vinilo, libros de segunda mano por 1 ó 2 pounds. Puede ser vuestra primera parada si llegáis a la ciudad en tren, ya que justo bajando por Trafalgar Street y girando a la derecha empezaréis a ver movimiento. Recomendable 100%.

Saliendo de esta zona nos encontraremos con el Brighton Dome, el centro cultural de la ciudad. En este recinto el programa de actividades culturales es un no parar: danza, teatro, conciertos… Fue aquí donde Pink Floyd estrenó en 1972 su mítico Dark Side of the Moon o donde el grupo Abba ganó el festival de Eurovisión.

      2. El Royal Pavilion y sus jardines

Un palacio al más puro estilo de Bollywood que seguro os llamará la atención.

Está inspirado en el Taj Mahal y al parecer lo mandó construir el rey Jorge IV (según dicen un mujeriego borracho, bastante excéntrico y al que le gustaba derrochar dinero) para usarlo como casa de retiro a orillas del mar. Le gustaba especialmente todo lo que provenía de Oriente, y para muestra un botón. El interior está inspirado en la cultura China.

El palacio pasó de Jorge IV a su hijo Guillermo y éste se lo legó a su sobrina la reina Victoria, quien no se sentía a gusto viviendo en él y acabó vendiéndolo a la ciudad. Hoy en día si te empadronas recibes un certificado como propietario (mancomunado) de este palacio.

Entrar cuesta unas 10 libras. Los jardines están abiertos a cualquiera y son preciosos.

     3. The Lanes

Otro paseo obligatorio. Joyerías de lujo, tiendas de ropa bastante exclusiva, pubs y restaurantes que contrastan con lo visto en North Laine. En esta zona todo es más “chic”.

Aquí encontraréis sitios como Choccywoccydoodah, una tienda de dulces – cafetería con muchísimo encanto, que a mí, personalmente me vuelve loca. Lugar perfecto para tomar un té o un batido con alguno de los bizcochos caseros que tienen (el de limón está delicioso) y coger energía para continuar pateando la ciudad.

     4. Un paseo por la playa hasta el West Pier

La playa es el lugar preferido de quienes viven en Brighton, sin duda. Aunque la temperatura no supere los 5 grados, como asome un rayo de sol aquí que se vienen. El plan perfecto puede ser tumbarse a leer, a disfrutar de las vistas mientras se bebe algo o hacer una barbacoa (que está permitido siempre y cuando sea entre los dos Pier).

Es una playa de cantos rodados, por lo que no te pringas de arena aunque no hayas caído en coger una toalla para sentarte. También está la opción de alquilar una silla (muy típico en esta zona).

Nuestro paseo por el Sea front nos llevará hasta el West Pier. Las ruinas de un antiguo parque de atracciones que se introducía en el mar y que ardió entero en 2003. Su estructura aún se conserva y es bastante impresionante.  A mí me encantaba sentarme en la playa frente a él para ver el atardecer.

west-pier
West Pier

      5. Brighton Pier

Un clásico. Es el gemelo del que se quemó. En este puedes desde tomar algo para picar, a subirte en atracciones o pasar a su sala de juegos, con un montón de maquinitas que, aunque no quieras, te mantendrán enganchado durante un rato. Merece la pena entrar a verlo.

     6. Comer en el WheatherSpoon de North Street.

El edificio donde está este pub-restaurante se construyó entre 1921 y 1923 y era la sede de un banco. Ahora ofrece buena comida y a buen precio. El sitio es muy bonito. Recomiendo probar el fish and chips o sus hamburguesas (riquísimas), por supuesto todo bañado con una buena pinta.

     7. Queens Road y the Clock Tower

Calle comercial donde además se encuentra uno de los símbolos de la ciudad y punto de encuentro de muchos: el Clock Tower.

8. Relajarse en algún parque

El parque más céntrico es The Level, que tiene incluso una zona de skate. Además aquí se organizan muchos eventos culturales.

La ciudad está llena de zonas verdes, por aquí y por allá. Otra opción es Preston Park o Queens Park en el barrio de Kemptown, donde las fachadas de las casas están pintadas de colores bastante llamativos.

      9. Una pinta en uno de los veinte mil pubs de la ciudad

Mis favoritos son: The Bees Mouth, en Hove, donde normalmente suena jazz en directo por las noches; The Blue Man, donde si estás nostálgico puedes encontrar Mahou; The Mesmerist, donde además podréis echar unos bailes si os gusta el swing; y Robin Hood, que tiene una amplia colección de juegos de mesa puesta a disposición de los clientes. Este bar además tiene la peculiaridad de que destina toda su caja (excepto los sueldos de los empleados) a ONG’s de la ciudad.

      10. Ver una peli en el Duke of York’s

El cine más antiguo de toda Inglaterra. ¡Una pasada! Normalmente proyectan películas poco comerciales. La entrada es algo más cara que en un cine normal pero este tiene la particularidad de que puedes llevarte algo para picar y tu botella de vino y sentarte en un sofá a disfrutar de la proyección. Sí, sí. Cómo lo leéis. Además del patio de butacas, el Duke of York’s tiene varios palcos de uso público en los que te sientes como si estuvieras en casa sólo que con una pantalla algo más grande. 😉 Desde luego, un lugar que hay que visitar.

Un último apunte. Si aún no sabéis cuando visitar Brighton, la mejor fecha es el mes de mayo. Además de hacer todo lo que os he propuesto podréis disfrutar de un súper festival de arte abierto a todo el mundo y en plena calle: el Brighton Fringe.

Mi última visita allí fue precisamente en estas fechas.

¡No pude disfrutar más!

 

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s